Aflojar las riendas

Aflojar las riendas

Por desgracia parece que vivimos en una sociedad donde todo debe ser controlado y cada detalle minucionamente planeado pero, la realidad cada día nos pone de manifiesto que, la mayoría de las cosas, escapan a nuestro control. Cuando esto sucede, la fustración y el malestar llama a nuestra puerta.

Será entonces cuando, podremos aplicar el truco de la renuncia, es decir, aceptar nuestros límites y adaptarnos a las circunstancias. La renuncia se convertirá en algo necesario y saludable.

Podemos completar una de renuncias que nos ayuden a la aceptación:

“Renuncio a…..Img01122008094125135160[1]

– Mi necesidad de tener la razón.

– Querer sentrime aprobado/a por los demás.

– Tratar de controlarlo todo.

– Manipular o interferir en las decisiones de los/las demás.

– Oponerme a la realidad que la vida me presenta.

– Impedir que los/las otros/as vivan sus experiencias y aprendan de ello, aunque duela.

– Sufrir ante aquello que no puedo cambiar.

– Juzgar a los/las demás.

– Asumir funciones que no me corresponden.

– Luchar por retener cosas que, en realidad, no necesito”.

Sólo aflojando las riendas seremos verdaderamente libres.

 

[Extracto recogido de Vanessa Gil, Experta en Desarrollo Personal]

 

 

0 Comentarios

Los comentarios no están disponibles para esta entrada.